La Historia de Es Racó

Durante la Edad Media

Se asienta en Artá un clan bereber, los Ait Iraten.

En 1229, Jaume I conquistó Mallorca, él y sus caballeros recibieron la titularidad de todas las posesiones, incluida la Alquería Beni-Axir, que algunos autores identifican con Es Racó.

En 1230, la alquería fue otorgada a la familia catalana de Los Rossell.

Se sabe que durante el siglo XV, estuvo en manos de la familia Sancho. En esta época hubo mucha violencia, y muchos bandoleros buscaban refugio en zonas montañosas como las que rodeaban la finca.

EL SIGLO XVI

Durante el siglo XVI, la propiedad pasa por diferentes familias, llegando a aparecer en 1525, por primera vez, referenciado el camino público que llega a Es Racó.

EL SIGLO XX

Alrededor de 1940, vivían 10 personas de forma permanente, que se dedicaban a las labores del campo. Tenían ganado lanar, vacuno, porcino, mular y también producían aceite.

A partir de los años 60, la economía en Mallorca se vuelca completamente hacia el turismo y las fincas (Es Racó incluida) van perdiendo competitividad.

ES RACÓ VUELVE A NACER

En la actualidad, Es Racó pertenece a dos familias mallorquinas, quienes han convertido el lugar en un refugio de paz y calma infinita.

Los viejos cultivos renacerán en el presente. Nuevos olivos tomarán el relevo a los antiguos árboles plantados por los bereberes. Hectáreas de viña cubrirán las necesidades de los huéspedes junto con la horticultura, que abastecerá de nuevo las gentes del lugar

Dónde Estamos

Es Racó es un Hotel rural situado a las afueras de Artá, a una distancia de 2,3Km del centro.

La playa de Cala Torta es la más próxima, se encuentra a 7,8Km y resulta accesible tanto en coche como a pie o en bicicleta.

Su extensión abarca más de 200 hectáreas de terreno que podrás explorar a través de rutas improvisadas y exclusivas.